Blog económico financiero de Grupo Choice

IGNORANTES INFORMADOS

Hace unos días apareció un artículo en prensa con datos (primero el dato y luego la opinión) sobre una encuesta a nivel mundial sobre conocimientos financieros http://internacional.elpais.com/internacional/2014/05/03/actualidad/1399132459_800057.html . Y los datos son apabullantes. No hay datos sobre España, pero no creo que seamos mejores que los suecos, los franceses o los japoneses.

Tras leerlo, me fui a Google. A la consulta sobre comparadores de préstamos  en España. En “0, muy poco” obtuve 628.000 entradas. Decidí restringir la consulta. Solo para préstamos hipotecarios: 221.000 entradas. Toda la información posible a nuestra disposición. Otra cosa es si sabemos que podemos hacer con ella.

Hace ya casi dos años, en este blog decíamos que no hay peor sordo que el que no sabe oír http://blog.choice.es/2012/06/no-hay-peor-sordo-que-el-que-no-sabe-oir/ . Y ha pasado el tiempo, y lamentablemente la cultura financiera de la población no ha aumentado. Hay muchas más información accesible, peo en muchos casos somos  “el hombre de Neandertal con una tablet”

Las encuestas que hemos hecho desde EFPA-España nos indican, por ejemplo, que los ahorros de la mayoría de los españoles se siguen quedando en cuentas corrientes, con una retribución mínima (cuando no negativa). Y la planificación del ahorro futuro, sobre todo enfocada a la cobertura de la jubilación, sigue siendo una asignatura pendiente.

Pero este conocimiento financiero, a nivel de empresa, no tiene mucho mayor nivel. No hay duda de que las GRYMES (grandes y medianas empresas) pueden permitirse el contar con recursos humanos con un buen nivel de formación. O dedicar recursos a la formación. Pero a nivel de bastantes medianas empresas, y de muchas PYMES (pequeñas y medianas empresas) el nivel de conocimiento financiero es muy bajo. Y no digamos si hablamos de autónomos (en muchos casos solo autoempleados) o emprendedores (con una idea de servicio o producto, pero sin conocimientos financieros).

Hace unos días, dando un curso sobre Gestión de Tesorería, pregunté a los asistentes cuántos habían oído hablar de SEPA. Todas las manos se alzaron. Luego pregunté cuantos habían leído la Ley de Servicios de Pago: menos de un 10%. Y eso que SEPA es solo la transposición de esa Ley. Es como ser transportista y no haber leído el Código de Circulación, y solo los manuales de uso del camión.

¿Cuántos responsables financieros saben calcular una TAE? Pocos. La mayoría se fían de lo que dice el banco. Que les obliga a contratar un seguro para firmar una operación, que queda fuera del cálculo de cualquier TAE, con lo que el dato que se obtiene es poco menos que inútil.

Necesitamos cultura financiera. A nivel de particulares y a nivel de empresas, sean estas grandes o pequeñas.

Y no basta con creer que, como hay mucha información disponible, vamos a encontrar la verdad. La información solo vale si se tiene formación. Porque solo la formación permite desarrollar el criterio. Y si hubiera más cultura financiera, más empresas en vez de preguntaser ¿Dónde puedo ir a pedir un préstamo? primero se preguntarían ¿Cuál es mi capacidad de endeudamiento? Y en vez de, exclusivamente, escuchar y animar los cantos de sirena de quien pide una liberalización “urbi et orbi” del crédito, también se preocuparían en analizar si en el nuevo entorno va a haber crédito para ellos.

¿Cuantos empresarios se han preocupado en saber como les va a afectar Basilea III en su capacidad de endeudamiento? Hace ya bastante tiempo que se habla del tema, y solo ahora alguien aparece diciendo que esta normativa “convierte a los autónomos en insolventes”. Y esta afirmación, bastante peregrina, cae en un universo de empresarios sin conocimientos, y que por tanto están en estos momentos sin saber “si el cielo va a caer sobre sus cabezas”.

La semana pasada un artículo de prensa se planteaba ¿Puede un algoritmo sustituir a un asesor? No hay duda de que muchos piensan que la cantidad de información es sinónimo de conocimiento. Pero está claro que no.

A nivel personal y a nivel empresarial es necesaria una mayor cultura financiera. Algunos intentamos, con nuestros cursos, aportar un grano de arena en esta tarea. Pero está claro que necesitamos “camiones de arena”

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*