Blog económico financiero de Grupo Choice

Y ahora, ¿qué les decimos a los pequeños ahorradores?

walll street crashEstamos viviendo la peor apertura de año en mucho tiempo de los mercados de renta variable. En 2016, y solo llevamos 15 días, los castigos que sufren las bolsas de Frankfurt, Londres, París, Milán y Madrid rondan ya el 10%. Wall Street no se salva y también registra pérdidas anuales de cerca del 10%. Es el peor inicio de año que se recuerda desde la catarsis de 2008.

Y eso se produce en un entorno que ya comentábamos en una entrada del pasado septiembre (ver Para inversores conservadores o nuevos). Y lo peor que podía pasar, ha pasado.

Los pequeños ahorradores, huyendo de los bajos tipos de retribución de los depósitos y las cuentas corrientes, se han ido a fondos de inversión. Y en su mayoría, como buscaban rentabilidad, lo han hecho a fondos mixtos y de renta variable. Y ahora se encuentran con que en solo 15 días han perdido un 10% de sus ahorros. Así, como suena.

Hace un par de días, un conocido me decía: ¿Cómo puede ser que la última semana de noviembre puse 3.000 € en un fondo de pensiones, y ahora solo tengo 2.900 €?

Cualquiera que entiende el mercado financiero sabe que la rentabilidad y el riesgo están directamente relacionados. Pero lamentablemente hay mucha gente que no lo entiende. Cree que por invertir a través de un banco (o de cualquier entidad) su dinero está asegurado. Y es duro explicarles que no es así. Que renunció a cobrar solo un 0,75% a un año, y ahora ha perdido en 15 días el 10%.

Como hemos comentado muchas veces, los riesgos asumidos con conocimiento, cuando se producen, como lo es la caída de la Bolsa, molestan, mucho quizás, pero solo molestan. Pero si una persona no es consciente del riesgo, una situación como ésta genera frustración, y lógicamente, la primera idea es decir: “Los bancos me han vuelto a engañar”.

Así que estamos otra vez ante un viejo triángulo de las Bermudas, otra tormenta perfecta: Incultura financiera + asunción de riesgos no conocidos + caída de los mercados.

Uno de las primeras entradas en este blog, allá por marzo de 2011, ya se refería a la incultura financiera, de particulares y de empresarios. Ha llovido mucho (bueno, llover, llover ha llovido poco), ha pasado el tiempo, y estamos igual.

Año tras año seguimos a nivel de país sin poner en marcha herramientas de educación financiera que permitan a los ahorradores tener un mínimo control de las situaciones de riesgo que están asumiendo. No hablamos de que sepan operar en Bolsa o sepan detectar los vehículos de inversión más rentables, que para eso hay que ser muy experto. Hablamos, simplemente, de que tengan formación para saber qué riesgo están asumiendo, y decidir si lo toman o no.

Y por eso, por esa ignorancia unida a grandes dosis de datos, que no de información, que las redes ofrecen seguimos siendo unos ignorantes informados.

Claro, ahora es de esperar que muchos ahorradores vendan sus fondos de renta variable para pasarlos a fijos, cumpliendo la curva lógica del inversor no formado, que vende barato y compra caro.

Por eso, cuando se habla de robo-advisor, de la información que hay en la red  y de cómo crece su presencia y utilización en USA o en el Reino Unido, hemos de darle la razón a los datos. Pero eso ocurre en países donde la formación financiera, desde las finanzas del día a día a saber que son los mercados, se tiene desde la educación primaria. Pero en un país donde la formación financiera parece un tabú liberal-capitalista y muchos ponen en tela de juicio que se dé, lo de estos días es, lamentablemente, normal.

Hemos citado muchas veces la frase de Federico el Grande: “La derrota es aceptable, pero no la sorpresa”. Y lo de ahora es una sorpresa, que tenía pocas probabilidades según algunos, pero que estaba en el marco de análisis de quien mínimamente sabe leer noticias de economía. A fin de cuentas, y citando a Mafalda “no es el acabose, sino el continuose del empezose de Agosto y China”.

Para proteger al ahorrador de esta situación, solo quedan dos vías: formación e información.

Desde EFPA- España seguimos con éxito nuestra modesta aportación a la formación financiera, en nuestro proyecto de Educación Financiera, que en su primer año de arranque ya ha tenido más de 1000 participantes. Y la expectativa para 2016 es llegar a los 5.000 asistentes. Una gota en el océano, pero una aportación.

Y la información, con el objetivo de maximizar la transparencia en la venta, nos va a venir de manos de MIFID II. Y en este campo 2016 nos va a traer muchos cambios, a los profesionales del sector y a los ahorradores. Esperemos que todos las sepamos utilizar.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*