Blog económico financiero de Grupo Choice

La gestión del ahorro: algo más que rentabilidad

funambulista riesgo financieroHace un par de meses dedicábamos una entrada a la situación de los ahorradores / inversores que, por no obtener una baja rentabilidad en sus depósitos, habían materializado su inversión en fondos, muchos de ellos con un fuerte carga de renta variable, y asistían, asustados, al peor inicio de año bursátil que se recuerda en mucho tiempo (ver “Y ahora que le decimos a los pequeños ahorradores”).

Y esa entrada generó preguntas, que no tienen respuestas generales. Porque “en general” solo pueden darse “pautas generales”. Y por eso, cuando hace pocos días veía publicada una cartera “general” que hablaba de proporciones de renta variable, y de renta fija, y de… me decidí a redactar esta entrada, que no da soluciones, sino sólo planteamientos para empezar a trabajar, antes de intentar encontrar un asesor que ayude a materializarlo.

Los elementos que ha de tener en cuenta un ahorrador cuando decide invertir sus fondos son:

1. Qué riesgo quiere tomar y que riesgo puede soportar

Lo explicábamos en la entrada anterior que hemos citado, y no vamos a volver sobre él. Pero éste es el primer factor a definir: La capacidad de asumir riesgo

2. Qué rentabilidad deseo obtener

Aquí hay que ser coherente. Nadie regala duros a 4 pesetas. Tras una rentabilidad alta siempre hay alto riesgo. Y si alguien dice lo contrario, directamente falta a la verdad. Y esa mayor rentabilidad siempre es sólo una expectativa. Todo lo razonada que se quiera, pero una expectativa. Y que depende de múltiples factores, y más en momentos como el actual de alta indefinición, situaciones novedosas ( como los tipos Ø , el tsunami de liquidez al que asistimos o la inestabilidad geopolítica de China o el Brexit) y por tanto enorme volatilidad. Y si no podemos soportar riesgo, pues hemos de esperar poca rentabilidad. Porque el dinero líquido hoy vale Ø.

3. Qué plazo tengo planificado para la inversión

Aquí aparece ya una palabra “maldita”: planificación. Cuando se decide invertir un tema fundamental es el plazo planificado para el uso de ese ahorro acumulado. Porque no es lo mismo una inversión para mantener el ahorro acumulado durante un par de años para la entrada de un piso, que ahorrar para la universidad de los hijos, que ahorrar para la jubilación. Siempre puede haber una urgencia y no poder cumplir el plazo, pero se debe partir de una planificación y un objetivo de utilización de ese ahorro.

4. La liquidez del activo en el que se invierte

Un tema ligado a los anteriores. Si un error han tenido los españoles es ahorrar, pero ahorrar mal, en un activo llamado vivienda que tiene un bajo nivel de liquidez. Y cada posible necesidad de uso de la inversión exigirá una mayor o menor liquidez.

Estos cuatro elementos son como las patas de una mesa desequilibrada. Porque mayor riesgo tiene una expectativa de mayor rentabilidad pero es posible que implique más plazo y mayor liquidez. Porque alta rentabilidad con bajo riesgo y alta liquidez a corto plazo se llama pelotazo.

Una vez más o menos concretados, éstos son los 4 elementos básicos que permiten tener una idea de cómo se va a construir la cartera de activos en los que se va a invertir. La expresión inglesa es “Asset Allocation”. Y para minimizar, que no eliminar, el riesgo un concepto fundamental es la diversificación. Y vamos a construir una cartera que puede tener activos financieros a largo y a corto, con activos de renta fija o de renta variable, con activos financieros más líquidos y algunos menos líquidos, y por que no parte invertido en activos inmuebles. Y hasta el colchón puede formar parte de nuestra cartera de inversión de nuestro ahorro. (Una parte de dinero líquido siempre puede ser tranquilizador).

Un ahorrador normal puede no tener el conocimiento o el tiempo para controlar determinado tipo de inversiones. Una inversión directa en Bolsa con una visión de largo plazo, teniendo en cuenta el dividendo, puede ser una buena decisión. Pero si es a largo plazo no estemos cada día mirando el mercado y sufriendo por la cotización ¿Es a largo plazo? Pues cuando llegue el momento ya nos lo encontraremos.

Esta parte es sin duda la que exige más conocimiento. Y la cultura financiera de este país es bastante baja. La planificación financiera es escasa a nivel de particulares y sobre todo de PYMES (Ver “Gestión financiera en las PYMES y gestión personal”). Y no porque no haya medios de formación elaborados tanto por el Banco de España como por entidades financieras. O que no se ofrezca formación para adultos, como en los cursos del Programa de Educación Financiera de EFPA- España.

Efectivamente, en la red hay muchos datos. Pero pasar de datos a información hay un largo camino. Y sólo si se tiene formación se puede pasar de la información a tener una opinión y un criterio claro. Porque detrás de muchas opiniones de terceros puede esconderse… publicidad.

Por eso ciertas modas pueden ser perjudiciales. Hoy se habla mucho de fin-tech y de robo- advisors. Y es un gran avance que va a cambiar la industria de la distribución financiera. Pero cuidado. La “automedicación “puede ser peligrosa (Ver “parafarmacia y medicinas con receta”).

A mucha gente MIFID II no le suena de nada. Pero todo el mundo va a ver sus efectos. Más compromiso y transparencia en la comercialización de los productos financieros y más asesoramiento puede que sean el camino para que los ahorros de los ciudadanos acaben encaminándose a unas inversiones que tengan en cuenta sus particularidades personales, no sólo de riesgo sino de necesidades de planificación de su ahorro a su medida.

Y desconfíe de recomendaciones globales y estandarizadas, y de carteras predefinidas. En este mundo es difícil encontrar un prêt-à-porter. Usted es diferente a su vecino. Y lo que a él le guste , necesite y le deje tranquilo puede ser muy diferente a lo que Usted necesita.

2 Comentarios en La gestión del ahorro: algo más que rentabilidad

  1. JUAN BASTIDA BASTIDA // 4 Abril, 2016 en 18:30 // Responder

    Coincido en su exposición, si bien el entorno en el que nos encontramos en los últimos meses, no es de libre mercado, al intervenir el BCE y la Reserva Federal, manteniendo artificialmente tipos de interés excesivamente bajos, que ha distorsionado la realidad financiera europea y mundial. Han cambiado las reglas de juego y asi es más difícil construir una cartera con perspectiva, ya que nos la van cambiar las reglas de juego cuando ellos decidan y nuestras decisiones que pueden ser acertadas hoy, no lo son mañana.

  2. Paco Marín // 4 Abril, 2016 en 18:35 // Responder

    Estoy de acuerdo con tu comentario. La incertidumbre lo que genera es un mayor riesgo, que es el primer punto a evaluar.Ciertamente, hoy es más difícil evaluar el riesgo asociado a determinados activos que componen la cartera. Y eso hace que debamos ser más cauto/pedir mas información/buscar assets que se ajusten al riesgo máximo que queramos aceptar.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*