Blog económico financiero de Grupo Choice

¿Favorece el análisis de las entidades financieras la morosidad?

Ahora, que tanto se habla de morosidad, y de leyes contra la morosidad, vale la pena darle un análisis a una idea. Con el cambio de visión del análisis financiero, ¿ser moroso puede llegar a dar una mejor imagen ante las entidades financieras?

Lógicamente, hablamos de la ”morosidad de baja intensidad”, no de la de “alta intensidad” que lleva a aparecer en el RAI, a demandas judiciales o a concursos. Sería esa morosidad que hace que los pago se realicen 15, 20 o 30 días tarde. O que permiten un cambio de plazos de pago de 60 a 90 días, sin negociación previa. Este tipo de morosidad exige que se cumplan tres puntos:

1. Que se tenga una posición de relativa fuerza frente al proveedor (hacer compras significativas o ser un cliente relevante).

2. No tener dependencia del proveedor, es decir, que no nos suministre un producto fundamental y sin alternativa de suministro (para evitar  que  coloque un límite al atraso en el pago y corte el suministro).

3. Que el medio de pago sea controlado por el pagador, básicamente cheque o transferencia.

Si con los dos primeros se está asegurando el suministro, con el tercero se asegura que el atraso solo sea un tema conocido por las dos partes. Si hubiese un recibo domiciliado, un pagaré o un recibo emitido por el cliente, en caso de no atenderlo, habría un tercero, la entidad financiera intermediaria, que lo sabría, y podría hacerlo público en cualquiera de los registros de impago que se guardan.

El análisis financiero de las empresas, y el que aplican las entidades, ha tenido en los últimos años un cambio, muy leve, pero sustancial.

Uno de los ratios básicos para el análisis financiero de una compañía es el Fondo de Maniobra. Se puede medir como la diferencia entre el activo circulante y el pasivo circulante. E igualmente es la diferencia entre los capitales permanentes y los activos fijos netos.

Durante mucho tiempo, se ha utilizado el primer concepto (activo circulante menos pasivo circulante) como medida de la capacidad de generar liquidez de la compañía. Lo importante era que el resultado fuera superior a 1.

Pero en los últimos tiempos, la visión del análisis ha cambiado. Como en un cubo de Rubik, se mira la realidad desde otra cara. El balance se descompone en tres bloques:

a)      el Fondo de Maniobra, como capitales permanentes sobre activo fijo neto. Y esta relación se considera estable: no son frecuentes las ampliaciones de capital, ni se deciden inversiones de hoy para mañana;

b)     las Necesidades Operativas de Fondos (NOF): stocks y clientes menos proveedores, una masa volátil, pues se puede decidir rápidamente aumentar el stock o el plazo de venta y cobro;

c)      y las Necesidades de tesorería, el endeudamiento bancario a corto plazo menos el saldo de tesorería.

Y ahí entra la visión de las entidades. A menor NOF, menores necesidades de financiación. Y a mayor volumen de proveedores, menores son las NOF. Además, dentro del exigible a corto, se prima el exigible de proveedores y acreedores, ya que el exigible bancario implica un mayor riesgo de no renovación, mientras que el exigible de proveedores se considera más automático en su renovación.

Con todos estos elementos juntos, vemos que si una compañía mantiene una morosidad “de baja intensidad” puede dar una imagen ante las entidades mucho más favorable. Mientras que no sea “pública” esa morosidad, su imagen se ve favorecida. Por lo tanto, la pregunta es ¿favorece el análisis de las entidades financieras la morosidad?

6 Comentarios en ¿Favorece el análisis de las entidades financieras la morosidad?

  1. esta muy bien a visión, pero me parece que la primera variable para definir el FM es exactamente lo mismo que siempre. los NOF es una variable fundamental que vengo aplicando desde que inicie mi carrera como analista financiero haya por el 2007.. cuando ya me temía la que se nos avecinaba. que tiempos aquellos

  2. francisco Marín // 8 abril, 2011 en 16:27 // Responder

    Efectivamente, el resultado númerico es casi el mismo. PERO las entidades ahora se dan cuenta de que las NOF pueden crecer de una decisión rápida (a este cliente dale 120 días de plazo en vez de 60) mientras que la visión sobre activos fijos es distinta (una inversión se analiza con mayor detalle, aunque el importe sea menor). Es un cambio leve, pero sustancial

  3. Dulce sitio web, yo no hubiera venido a través de su blog en las búsquedas! Continuar el trabajo excepcional!

    • Muchas gracias por tu comentario y por el soporte que nos ofreces.

      Tan sólo quería preguntarte, con el objetivo de mejorar nuestro blog y nuestro posicionamiento, el por qué de que no hubieras venido a través de las búsquedas.

      Muchas gracias

  4. It’s really a nice and helpful piece of information. I’m glad that you shared this helpful info with us. Please keep us informed like this. Thanks for sharing.

    • andreaplechacova // 26 abril, 2011 en 10:57 // Responder

      Thank you very much for such words, we appreciate your interest a lot and we will do our best to keep you all informed the best we can! Thank you again!

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*