Blog económico financiero de Grupo Choice

CRISIS Sí, PERO ¿QUÉ CRISIS?

En una de las últimas entradas, hablabamos  de inercia, miopía y crisis en las empresas. No es la primera vez que tratamos este tema desde GRUPO CHOICE, pero pasa el tiempo y seguimos viendo y oyendo los mismos conceptos y las mismas propuestas de solución.

Muchas empresas se quejan de que hoy sufrimos una crisis de liquidez, y que la culpa es de las entidades financieras, que no hacer correr el dinero y mantienen cerrado el grifo del crédito. Y es cierto. Pero esto nos puede llevar a la idea errónea de que, si vuelve el crédito, todo va a funcionar.Es parte de la verdad, pero no toda la verdad.

La crisis del crédito bancario ha alterado el pasivo de las empresas. Ahora la componente “endeudamiento bancario” en el balance es menor, y debe de ser cubierta o con reducciones en el activo, o alterando esa composición del pasivo con más recursos propios,  aportando capital o no retirando beneficios,…o aumentando el saldo de proveedores, llegando incluso a superar los plazos de pago pactados, y por tanto siendo moroso (de baja intensidad, pero moroso). 

Pero no debemos olvidar de que el objetivo de la empresa es obtener beneficio.Y nos debemos de preguntar: ¿Nuestra empresa es rentable? La reducción de ventas que nos ha generado la situación económica ¿Nos ha llevado a un ajuste de los costes? ¿Hemos sabido reaccionar o la inercia nos ha hecho seguir como siempre? ¿Nuestro negocio operativo es generador de liquidez? ¿No será que tenemos una crisis de beneficios, y que ahí está parte del origen de nuestra crisis de liquidez?

Una crisis de beneficios es siempre la consecuencia de una crisis operativa. Si no acertamos a gestionar nuestro negocio en un entorno cambiante, ese mismo cambio se nos lleva por delante. Saber en cada momento identificar la necesidad del cliente, saber donde estamos aportando un valor añadido y diferencial (en producto, servicio, logística, precio,..), donde nos ha llevado la inercia (esa malévola idea de “si funciona, no lo toques”) y si nos hemos quedado fuera de juego (y de mercado). Y una cosa lleva a la otra.

Y una de las razones de llegar a esta crisis operativa es no tener claro donde se quiere ir y como se quieren cubrir las necesidades del mercado. Una crisis estratégica que no es ni más ni menos  no saber definir un plan de negocio. No solo como pasaremos el año 2014, sino como vamos a reaccionar cuando la tan esperada recuperación llegue. Muchos hablan de la recuperación pensando en “…y al final saldrá el sol”. Pero ¿que ocurrirá si en vez de salir por el Este sale por el Sur? Pues que nos pillará a la sombra. Porque las cosas han cambiado y no volveremos al punto inicial.

Hay un banquero que dijo que “No estamos en una época de cambio, sino en un cambio de época”. Algunos le hemos creído, otros no. Pues bien, este mismo banquero acaba de presentar a su equipo los planes para 2014, y su frase ha sido: “Podéis lanzaros sin reservas a buscar proyectos de inversión con garantías”.

He leido la frase varias veces para asegurarme: No habla de garantía en el sentido de cuantas firmas le va a exigir al solicitante, sino de proyectos con garantías de viabilidad. Y no es la única entidad que lo dice o lo pide. De forma indirecta es lo que se oculta detras del concepto de “crédito solvente” que los directivos de las entidades van manifestando. El banco, como cualquier acreedor, lo que quiere es saber si se le va a devolver el principal y los intereses. Y quiere saber de donde va a salir el dinero. No es la primera vez que planteamos esta idea, como se ve en la entrada que figura al pie. Y si no se lo decimos claramente nosotros, el banco va a tener que hacer supuestos sobre una actividad/mercado/potencialidades que seguro que desconoce. Es la empresa quien le tiene que decir qué va a hacer, cómo lo va a hacer, con que producto/ servicio, en qué mercado, qué inversiones en activos fijos o corrientes va a necesitar. Es decir, cual es su estrategia.

Cuando oigo hablar de alternativas financieras a la Entidades tradicionales (MARF, MAB,Crownfunding,..) tengo dos sentimientos contrarios. Uno satisfactorio: cualquier paso hacia la desintermediación bancaria me parece óptimo; otro insatisfactorio: ¿Cómo van a  convencer las empresas, sobre todo las PYMES, a futuros inversores?¿Piensan que con un balance de hace 1 año será suficiente?¿Sabrán poner negro sobre blanco planes de negocio claros, concretos y viables?

Siempre hemos comentado que es malo confundir el sintoma con la enfermedad.Y es malo confundir una situación de mala liquidez con una crisis operativa. Porque nos creemos que con crédito y liquidez arreglaremos algo, que no es el verdadero problema de la empresa. Y si alguien lo ve desde fuera, podrá decir que” lo que ve no es crédito solvente”. Y nos tendremos que callar.

Lectura recomendada

No es lo que tengo, es lo que genero

 

 

 

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*