Blog económico financiero de Grupo Choice

CULTURA FINANCIERA… y cultura financiera

Dicen que escribir en los mails con mayúsculas es de mal gusto, porque se asemeja a un grito. Pero no hay duda de que hay cosas que deben escribirse con mayúsculas, y otras con minúsculas. Y cuando hablamos de cultura financiera, pasa lo mismo

Cuando la Real Academia habla de la cultura, utiliza dos acepciones relevantes. La primera define cultura como “el conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico, industrial en una época, grupo social, etc.”.  No se refiere a una persona, sino a un grupo.

Y podríamos hablar de cuál es la situación de la cultura financiera, con esta acepción, en nuestro país. Y la única conclusión ha de  ser que es muy alta. Somos un país con mercados financieros desarrollados, altamente bancarizado, con una tecnología bancaria puntera, y con muy poco que envidiar a otros países. Nuestras escuelas de management están entre las mejores del mundo y nuestras entidades tienen un peso importante en el sector. Se está haciendo un gran esfuerzo de formación, y los asesores de banca privada y de banca de servicios tienen cada vez mayor nivel. Como quien dice, podemos “darle clases de gestión financiera a medio mundo”, y algunos lo hacemos.

Ahora bien, la RAE tiene una segunda acepción  de cultura,conjunto de conocimientos que permite a alguien desarrollar su juicio crítico”. Ya no hablamos de grupos, sino de las personas una a una. Y ahí suspendemos, o como les dicen ahora a los niños “Necesitamos mejorar”. Y mucho. Y no olvidemos que el desconocimiento, cuando se producen problemas como consecuencia de una decisión tomada, genera en el perjudicado la sensación de haber sido engañado.

Y no hablamos de los particulares. A fin de cuentas, las hipotecas a 40 años con interés variable, que el ahorro se siga canalizando en depósitos, y ahora los fondos garantizados, incorporan en gran medida una falta de cultura que no permite tener un juicio crítico ¡Y pensar que en Escocia la enseñanza de cultura financiera forma parte del currículum escolar de la enseñanza media! Y les enseñan a hacerse su presupuesto personal de ingresos (a veces solo la paga semanal) y de gastos.

Hablemos de las empresas, de los empresarios con años de bagaje y de los emprendedores, los más novatos en estas lides. De los miembros de este grupo debería pensarse que los individuos que lo componen, o porque aprovechan la cultura global y el entorno en que están, o forzados por la experiencia, deberían tener una buena cultura financiera.

¿Y qué nos encontramos? Si vemos a las entidades financieras como prestadoras de servicios de cobro y pago, de financiación y de alternativas de inversión, el desconocimiento del empresario de la oferta es muy alto

No se conocen en profundidad los servicios de cobro y pago disponibles, y que implican. Las ventajas, inconvenientes y costes de usar cheques, transferencias, recibos o pagarés se desconocen, y solo se perciben los costes que la entidad nos aplica, sin entender muy bien su por qué. Y por eso SEPA se ve como algo extraño, que no se sabe muy bien para qué sirve.  Y por tanto se concluye que es algo que se han inventado los bancos para cobrar más.

Desde el punto de vista de las financiaciones, muchos empresarios desconocen no ya cuanta financiación necesitan o necesitarán el año próximo, sino hasta las distintas líneas de financiación disponibles (se conoce el descuento y poco más). Hacer presupuestos es una cosa inhabitual. Se vive al día. Y un ejemplo de este desconocimiento puede ser esa discusión reiterada sobre el confirming: “Si me pagan con un confirming a 60 días y lo anticipo, estoy pagando intereses por cobrarle a mi cliente” ¿Se entiende la diferencia entre medio de cobro y financiación?

Las entidades pueden ofrecer coberturas de riesgo, de intereses y de cambio ¿Se conocen? ¿Se usan? Y cuando la entidad nos coloca (así como suena, nos coloca) un CAP para aumentar su rentabilidad en una operación ¿sabemos lo que implica? Una de las grandes entidades españolas ofrece ICO´s, pero con un CAP que aumenta el coste (y su ingreso directo) en un 1,4%, y que además “es un seguro de incendios en la Luna”, o sea, cubre algo que es imposible que suceda. Si no lo entendiera, sentiría que me engañan; si lo entiendo, valoro mejor el coste de la financiación. Los SWAP´s, efectivamente mal comercializados, son otro fruto de la falta de cultura financiera a nivel empresarial.

La única defensa del empresario es tener el suficiente nivel de conocimiento financiero para poder tener criterio a la hora de elegir y de evaluar ¿Qué medio de cobro me interesa más? ¿Qué tipo de línea financiera necesito? ¿Necesito esta cobertura de riesgo o es simplemente un mayor coste de la financiación? ¿He de buscarme realmente alguna cobertura de riesgo?

Las empresas en este país, y las PYMES más aún, necesitan buenos directores financieros y tesoreros. No solo responsables de administración y controlers, sino también gestores financieros. Y eso solo se logra con formación. Formar a personas de la empresa para que adquieran conocimientos profundos del área de tesorería, de los medios de cobro y pago, de las relaciones bancarias, de las opciones que el mercado ofrece y de su evaluación de costes.

No podemos estar todo el día hablando de que “falta financiación bancaria” cuando a muchos de los que piden si se les preguntara: ¿Cuánto importe, a cuánto plazo y de qué tipo? se lo tendría que pensar. Y la falta de cultura solo se compensa con formación. Y medios y oferta de formación no faltan.

Lectura recomendada

Saber o no saber

 

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*