Blog económico financiero de Grupo Choice

Préstamos rápidos y empresas

buscarHace unos pocos días he recibido dos mails de esos que no sabes muy bien de donde ha salido, de compañías que ofrecían “financiación rápida para empresas”. Así que entré para ver cuál era exactamente la oferta, pues iba dirigida a “empresas”.

Solo con ver el mensaje inicial, en letras muy grandes y destacadas, era previsible lo que iba a encontrar. Llevaba las 4 palabras míticas: Sin aval, rápido, flexible y sin papeleo.

El problema de los “préstamos rápidos “es algo que ya denunciamos en su día en este blog. No parece que se haya hecho nada, y con base en la incultura financiera y la necesidad de la gente, se sigue haciendo un negocio que, siendo lícito (es decir, no incumple la Ley) podría calificarse de poco ético. Porque aprovecharse de la ignorancia o la necesidad es poco ético, aunque la ética cotice a la baja en estos últimos años. “Alguien tiene que hacer algo”.

Pero si esto se lleva al campo de las empresas, podemos o debemos esperar que el concepto “ignorancia” no exista. Cualquier empresario, pequeño o mediano, (a los grandes se les supone medios y capacidad para evaluar estos temas) debe tener en cuenta cuáles son sus distintas fuentes de financiación, cuales son sus alternativas de financiación, cuales son los costes financieros que asume, y cuál es la rentabilidad final de su negocio. Porque en un entorno de márgenes menguantes, no se pueden aceptar costes financieros crecientes, pues al final el beneficio es nulo, o negativo.

Dejando para el final las fuentes, motivo de esta entrada, la empresa debe analizar las distintas alternativas de financiación, desde préstamos a largo plazo, ligadas a un proyecto o a un activo fijo, como financiaciones ligadas a operaciones comerciales (descuento o anticipo de efectos, factoring, anticipo o descuento de facturas, pólizas de crédito para financiación comercial, refinanciación de compras,..). Financieramente se considera una “herejía” financiar activos a largo plazo con financiaciones a corto. Y efectivamente lo es. Pero además es que hay activos corrientes (o circulantes) que son más fijos que las naves industriales o la maquinaria (que pueden alquilarse). “Las reglas de oro de las finanzas”. Y, efectivamente, en España la banca no ha estado muy por la labor de las financiaciones a largo, si bien cada vez más estamos viendo como las entidades son capaces de entender un proyecto, ver su viabilidad y plantear financiaciones a largo. Y con la ayuda del ICO y del BEI, estos días estamos viendo ofertas de financiación, a 3-5 años, a precios muy competitivos que recogen la bajada de intereses del mercado financiero.

Por otro lado, el empresario ha de ser consciente del coste efectivo que sus financiaciones tienes. Comisiones de apertura, de estudio o de no utilización, costes de renovación, cargos por mantenimiento de cuenta o uso de la banca electrónica, comisiones más o menos encubiertas en la letra pequeña,.. pueden suponer un aumento notable de las partidas de gastos financieros, y no solo del apartado de intereses del grupo 66 de la contabilidad, sino también, y cada vez más, de las cuentas 626, donde se acumulan los conceptos de “Servicios bancarios y similares”, que es la vía que actualmente tienen las entidades para incrementar sus resultados.

Y la única manera de poder tener una idea de los costes de las financiaciones es el cálculo detallado de la TAE real de cada una de nuestras financiaciones. “La TAE bancaria y la TAE real”.

Y llegamos así al tema de las fuentes de financiación ¿Dónde encontrar financiación? A esta pregunta casi la totalidad de las medianas y pequeñas empresas responderían: en el banco. Claro que antes había casi 150 entidades en España, y hoy hay escasamente 15.  A pesar de que se está haciendo un esfuerzo notable en la desintermediación bancaria de la financiación, las PYMEs siguen yendo “con el piloto automático”. Hace ya varios meses que se publicó la Ley de Fomento de la financiación empresarial, básicamente dirigida a abrir nuevas fuentes de financiación, y sorprende que aún muchas empresas les suene el tema “Crowdlending” muy lejano. Y no digamos las empresas de mayor tamaño en cuanto a acudir al mercado de obligaciones. O potenciar la utilización de las Sociedades de Garantía Recíproca como facilitador de financiación.

A veces esta inercia se mantiene por “desidia”, por continuar con lo que siempre se ha hecho, y otras, la mayoría de las veces, por desconocimiento, a veces involuntario, pero muchas veces voluntario. Sin duda, una de las peores frases en gestión (personal o empresarial) es aquella de “Si funciona, no lo toques”. Con esa idea, seguiríamos en las cavernas.

Y esta inercia es la que está haciendo que los préstamos rápidos se estén ofreciendo ya a las pequeñas empresas. No es la primera vez que tratamos este tema. Hace ya 4 años, en los momentos más duros de la crisis, ya explicábamos una experiencia directa en nuestra entrada “Un paseo por las alcantarillas de las finanzas” . Y ahora vuelven con renovado brío.

Jugando con las palabras, con expresiones como “interés sobre 3 meses “para referirse a un tipo de interés trimestral, ofrecen financiación a tipos que esconden tras el 7% que plantean, tipos nominales del 28%.

Junto a estas “ofertas” aparecen otras empresas, captadoras de ahorros de particulares que invierten en financiación parabancaria, y que aceptan pagarés, a la orden o no, y hasta facturas para su descuento, con tipos que van del 14% al 20%. Estas empresas sí que avisan que antes de aceptar los documentos, van a analizar la solvencia del potencial pagador final.

Y muchas PYMEs y emprendedores aún no recurren a unas fuentes bancarias que ofrecen microcréditos, hasta 25.000 €, a tipos más asequibles entre el 6% y el 9% (con comisiones incluidas). Claro, estas piden un proyecto de negocio más o menos claro, y una cosa es una idea…y otra un proyecto de negocio.

Efectivamente, de tener bancos a montones hemos pasado a una oferta más reducida. Y eso no siempre es bueno. Y por lo tanto las empresas están obligadas a buscar nuevas fuentes y nuevos tipos de financiación.

Y recuerde, desconfíe siempre de las ofertas que incluyan las 4 palabras míticas: Sin aval, rápido, flexible y sin papeleo. El truco está en el coste.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*