Blog económico financiero de Grupo Choice

¿Hemos avanzado mucho? Pues hay que seguir

seguirelcaminoRevisando algunos papeles archivados, me encontré con un documento donde aparecían las conclusiones de una reunión sobre “Nuevos conceptos y soluciones para la Gestión de tesorería”. A esa sesión asistieron más de 100 participantes de 70 compañías. Y en la mesa estaban como ponentes los directores financieros de dos conocidas multinacionales.

Tras leerlo, he copiado el texto literalmente.

“Queremos exponer aquí las principales conclusiones de las ponencias planteadas:

  1. Los mercados tienden a una mayor globalización, con mayor competencia (transnacional) de las entidades financieras, tanto en financiaciones como en servicios. Esto lleva a una visión cada vez más global del mercado financiero, que ya no es sólo España, sino que permite disponer de servicios o financiaciones en otros países.
  1. Aparecen nuevas herramientas financieras de uso cada vez más habitual y que las empresas no están utilizando, sea por falta “de costumbre”, sea por falta de conocimiento por el departamento de Tesorería.
  1. La mayor internacionalización de los mercados está generando un mayor riesgo en divisa que no está siendo soportado por una gestión sistemática. En la mayoría de los casos no existen políticas definidas ni objetivos claros, por lo cual no se estructura una organización interna adecuada para el control del riesgo y la toma de decisiones.
  1. La gestión de la tesorería se ha sofisticado y necesita de herramientas para apoyarla. Pero las herramientas actuales no aprovechan los nuevos avances tecnológicos. Deben aparecer nuevas herramientas que permitan:
  • Un más fácil control de las operaciones.
  • Unos enlaces con bancos rápidos y seguros.
  • Más integrados con los sistemas de información de la compañía.
  • Con herramientas de ofimática avanzadas.
  • Con alta potencia para cálculos de simulación y optimización (inteligencia artificial).
  1. Uno de los primeros impactos de la mecanización de la tesorería debe ser eliminar parte de las tareas manuales y sin valor añadido del departamento de tesorería, liberando así recursos para otras funciones de gestión. Entre las funciones que se consideran eliminables, o que puede reducirse la carga de trabajo, están:
  • La ejecución de cobros y pagos.
  • La conciliación de bancos.
  • El control de avales.
  • La financiación de circulante.
  • La inversión de excedentes de liquidez.
  • La distribución departamental de intereses.
  1. Para que la Tesorería sea efectivamente un centro de beneficio, debe evolucionar de tareas de mero control o de carácter administrativo hacia tareas de gestión.
  1. Las nuevas funciones a asumir para la tesorería incluyen un mayor peso de las tareas de gestión, con valor añadido, y que la convierten en un centro de beneficio, como son:
  • Gestión del riesgo, en divisas y de intereses.
  • Gestión de los flujos de cobro y pago en su totalidad ( Cash Management)
  • Gestión de las relaciones bancarias.
  1. Esta evolución de tareas y funciones hará aparecer la posición del Tesorero como una posición de gestión más amplia que la actual.
  1. Las nuevas necesidades del área de Tesorería hacen que el personal necesite un nivel de formación, acorde con las nuevas técnicas y las nuevas responsabilidades. Será necesaria una formación más amplia del personal, para que puedan asumirse las nuevas tareas de gestión.
  1. Será necesario definir cómo medir y evaluar la actividad del departamento de Tesorería. Por ser un centro de beneficio atípico, que debe dar servicio y a la vez asumir riesgos y gestionar activos y pasivos, su modelo de evaluación puede ser complejo, y no podrá responder a una sola variable ( como puede ser Departamento Comercial = Volumen de ventas)

Hasta aquí, un pequeño resumen de los principales conceptos y conclusiones planteados en el seminario.”

Muchos de nosotros firmaríamos todo lo anterior, y  diríamos que efectivamente hacía ahí es donde debemos ir.

Solo hay un pequeño detalle. La reunión anterior se celebró el 26 de mayo de 1993, en las oficinas de Andersen Consulting (hoy Accenture) de Barcelona, y apareció publicada en la Revista “Cash Manager”, que en aquel momento Accenture editaba, en su número de julio de 1993.

Han pasado más de 22 años y seguimos casi, casi, casi en el mismo punto. O la tesorería no ha cambiado, y las necesidades siguen siendo las mismas, o los gestores de tesorería y financieros hemos avanzado poco en la resolución de los problemas.

Los sistemas de información han cambiado mucho, hablamos de usuarios que son “nativos digitales”, pero muchas compañías no utilizan la tecnología para avanzar, sino para no quedarse atrás. Y eso no es avanzar.

Que aún hoy se vea en algunas revistas internacionales de tesorería que “la resolución del ciclo de pagos es el gran avance”, que se hable de “las comunicaciones bancarias como una necesidad a resolver”, suena a estar hablando de algo que efectivamente, en muchas compañías se ha resuelto, pero que en otras es aún el gran tema a resolver.

Así que, a la vista de la situación, seguiremos hablando de estos temas. Porque aún queda mucho por avanzar.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*