Blog económico financiero de Grupo Choice

Sobre el tema de las pensiones de jubilación

imsersoHablar de las pensiones es algo recurrente. Es raro el día que no aparece algún artículo en prensa hablando del tema. Y todo el mundo se centra en lo mismo ¿Cómo se van a pagar las pensiones? Y el tema es duro, porque con unas elecciones encima y con más de 8,5 millones de pensionistas, que contando el entorno próximo son casi 11 millones de votos, ponerle el cascabel al gato o decir la verdad es muy duro.

Pero antes de entrar en si hay o no dinero, estos días le doy vueltas a dos artículos de la Constitución Española. Ojo, no es una Ley cualquiera, es el eje básico del pacto social.

Primero me he fijado en el art 31.1 que dice, hablando de deberes fundamentales: “Todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad que, en ningún caso, tendrá alcance confiscatorio.”

Parece lógico que por pagar más impuestos nadie tiene más derechos. Si Usted paga más impuestos no tiene derecho a mayor protección policial, o a saltarse las colas de la Seguridad Social o a que una pareja de la Guardia Civil le abra paso en una autovía, o a que a su hijo le den el aprobado más fácil en la escuela.

Pero luego me he fijado en el art.50 1 que habla  de derechos (no ya de deberes) fundamentales y dice: “Los poderes públicos garantizarán, mediante pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas, la suficiencia económica a los ciudadanos durante la tercera edad.”

No hay referencia a “Si he pagado más, tengo derecho a más”. Y ese es uno de los grandes debates/problemas actuales: La tasa de reposición que hace que los viejos jubilados que fallecen tuvieran una pensión media alrededor de 900 €, y los que entran la tengan de 1.500 € . Y eso en un sistema de reparto, donde cada año se reparte lo que se ingresa.. Si coticé más, tengo derecho a más pensión.

Pensemos que si dividimos el ciclo vital de una persona en tres partes, el tratamiento es muy diferente. El primer ciclo vital es el de formación/preparación para la vida adulta y laboral. Ahí las personas han de formarse y quedan fuera, aún, del tema pensiones. En el ciclo activo, la persona que trabaja cotiza un 6,2% de su sueldo, más el 32% que aporta la empresa para cubrir no su jubilación sino la de los jubilados actuales, porque estamos en un sistema de reparto. Con esas cotizaciones, que van en función de sus ingresos (quien gana más, paga más, ciertamente con unos topes) cubre las jubilaciones de otros. Y el ciclo pasivo, donde al acabar la vida laboral se va a percibir una pensión con un cambio fundamental: se cobra en función de lo aportado, que no olvidemos que se dedicó a pagar a otros, no a hacer “un fondo “para la propia jubilación. Un auténtico esquema piramidal, en permanente huida hacia adelante, que solo puede mantenerse si las entradas esperadas futuras son superiores a las actuales. Y cualquier esquema Ponzi tiene ese gran talón de Aquiles.

Por eso quizás hemos de cambiar la pregunta básica. Antes de hablar de ¿Cómo vamos a pagar las pensiones? nos hemos de preguntar ¿Cuál es el objetivo de las pensiones? Y quizás hay que aplicar la Constitución “Pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas”. No en función de lo que se ha aportado, que es solo un impuesto encubierto más que nos deducen de la nómina, con un concepto de solidaridad, y el que más gana, que colabore más. Y que cuando ahora nos dicen que si el dinero no llega lo sacarán vía un impuesto, metido en el IRPF o como una retención más en nómina, nos vuelven a recordar: quien más gana que pague más.

Y sin embargo, a pesar de saber que estamos en un sistema de reparto, que lo que se paga hoy da derecho a una  pensión futura de importe incierto, porque no se sabe cuánto dinero habrá para repartir, con tal de no perder votos, muchos políticos se aferran a la idea de que “No debe perderse la idea de contributividad: la relación entre el esfuerzo cotizado y lo percibido” Parecen tener miedo a que la gente se dé cuenta de la realidad, con la promesa de “tranquilo que si cotizas más hoy cobrarás más mañana”

Estamos creando una crisis intergeneracional por no querer afrontar el problema (no olvidemos: 11 millones de votos como mínimo). Los jóvenes de 25-35 años, los llamados millennials, ya se están dando cuenta de que van a mantener a los abuelos y que para ellos no parece que vaya a haber mucho. ¿Se van a estar quietos y sumisos? Además, les diremos que de sus cortos sueldos, la solución mágica es que le retendremos más para que un jubilado pueda cobrar 1.500 € de pensión mientras él no llega a 1.000€ al mes.

Vamos a tener un problema el 2019 cuando se ponga en marcha el factor de sostenibilidad y de solidaridad intergeneracional y le digamos a un señor que, habiendo cotizado lo mismo (o más) que su vecino, como nació un año más tarde su pensión será inferior hasta el fin de sus días.

Como esto es ya muy largo, vamos a dejar para otra entrada un par de ideas sobre cómo abordarlo, pero no olviden la base: Cambiar la pregunta ¿Cuál es el objetivo de las pensiones?

Lectura recomendada:

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.